Seleccionar página

El ácido hialurónico es uno de los tratamientos faciales más demandados por mujeres que desean recuperar la apariencia joven de su rostro. Sin embargo esta técnica puede no ser adecuada para ciertos tipos de rostro. Esta sustancia se combina con moléculas de varios tamaños, de tal manera que la sustancia penetre bien por las capas de la piel. Aumenta los depósitos de humedad en la piel para hidratarla y actúa como una sustancia rellenadora para tapar las arrugas y las líneas de expresión y le devuelve al rostro su juventud.

Pros

El AH es una sustancia muy recomendada que aporta grandes beneficios a la piel como:

  • Protege más la piel
  • Hidrata más
  • Hace que se estabilicen las fibras elásticas y colágenas
  • Equilibra las glándulas sebáceas
  • Contribuye a la estimulación y renovación de las células
  • Protege contra las agresiones ambientales y los radicales libres
  • Funciona para todas las partes del rostro como el contorno de los ojos para combatir las patas de gallo, alrededor de los labios y para dar más volumen a los pómulos y los labios.
  • Es una sustancia natural

Este tratamiento facial ha logrado ganar adeptos y las grandes empresas de productos de belleza lo han incluido entre sus productos más vendidos.

Contras

El tratamiento ácido hialurónico facial es 100% natural. Proviene del mismo cuerpo. Sin embargo al envejecer va disminuyendo y esa es la finalidad del tratamiento. No obstante, puede tener ciertos puntos en contra como:

  • Puede tener efectos secundarios como hematomas y lesiones en las áreas donde se ha aplicado, dolor, molestias e irritación de la piel.
  • Está contraindicado en los pacientes alérgicos.
  • No puede aplicarse durante el embarazo o la lactancia

El tratamiento ácido hialurónico restaura las zonas dañadas del rostro rellenando las arrugas que añaden más años al rostro. Antes de realizar este tratamiento es importante consultar con un dermatólogo o un especialista en estética para determinar si este tratamiento es el adecuado. Con una semana de uso podrán restarse unos diez años al rostro y mantenerlo protegido contra los agentes externos que pueden dañar las células.

Ahora es posible encontrar este tratamiento en cremas y geles elaborados por las más reconocidas marcas de productos faciales y muy buenos precios en todas las tiendas de cosméticos. El resultado valdrá el esfuerzo.